Ortodoncis sitios > Vela y Lasagabaster > Blog > Odontología general > 6 hábitos que todos cometemos y que perjudican tu salud bucodental

Blog

  • 6 hábitos que todos cometemos y que perjudican tu salud bucodental

    Ya te cepillas los dientes tres veces al día. Ya te pasas el hilo dental al menos una vez al día. E incluso acudes religiosamente a las citas con tu dentista. Parece que lo haces todo bien, ¿verdad?

    ¿Seguro? Comprobémoslo ahora.

    ¿Cuántos de los siguientes hábitos tienes?

    1. Cepillarse demasiado fuerte

    Si presionas demasiado fuerte el cepillo contra los dientes o si te cepillas de manera agresiva, puede que estés dañando tus encías.

    Una de las consecuencias de este tipo de hábitos es la retracción de las encías, que deja al descubierto la raíz de los dientes, exponiendo ésta a una mayor sensibilidad ante alimentos calientes o fríos.

    Para evitar la retracción de encías, escoge un cepillo de dureza media o suave. Si ves que a las pocas semanas de estrenarlo las cerdas se han abierto en abanico, significará que aprietas demasiado. Tenlo muy en cuenta ya que unas encías retraídas no vuelven a su posición por sí mismas, sino que ¡la única solución pasa por realizar un injerto de encía!

    Cepillado demasiado fuerte
    1. Tomar mucho café o té

    Algunas bebidas como el café o té son especialmente dañinas para nuestros dientes, ya que los tiñen de un color amarillento y, debido a la acidez de estas bebidas, provocan, además, la desmineralización del esmalte dental.

    Además, otros alimentos como el vino, los frutos rojos, la remolacha, la salsa de soja o el vinagre de Módena también pueden provocar la aparición de manchas en los dientes debido a su capacidad de tinción. De hecho, estos alimentos son especialmente desaconsejados en personas que se han sometido a un blanqueamiento dental.

    Si vas a consumir este tipo de alimentos, recuerda cepillarte los dientes inmediatamente después para evitar que las manchas se adhieran a tus dientes.

    El café amarillea los dientes

     

    1. Fumar

    No sólo es malo para nuestros pulmones; el tabaco también hace un flaco favor a nuestra sonrisa.

    Podemos destacar como consecuencia más grave el cáncer oral. Se trata de un cáncer que afecta a 2.000 personas al año en España y cuya tasa de mortalidad alcanza el 50% en aquellos casos que no se detectan de manera precoz.

    Además, el tabaco es causa demostrada de enfermedades de las encías como la periodontitis; sus efectos provocan bolsas periodontales más profundas y una pérdida de tejido óseo, poniendo en riesgo la supervivencia de los dientes.

     

    1. Usar los dientes como herramienta

    Para cortar un hilo cuando no tenemos tijeras, para abrir determinados frutos secos o romper el caparazón de un crustáceo, para abrir una botella… Este tipo de acciones pueden hacer que nuestros dientes se desgasten (hasta debilitarlos) o se produzcan fisuras en los mismos.

    Además de las posibles fracturas (y su consiguiente paso por el dentista para su reconstrucción), este tipo de hábitos pueden provocar sensibilidad dental, haciendo muy desagradable la s

    ensación al ingerir bebidas demasiado calientes o frías.

    Acostúmbrate a usar las herramientas adecuadas para cada fin manteniendo a salvo la integridad de tus dientes.

    Cortar celo con los dientes

     

    1. Ingerir refrescos gaseosos o zumos ácidos

    Tanto los refrescos como los zumos envasados son especialmente dañinos para nuestros dientes debido a la cantidad de azúcar añadido que suelen contener. Su consumo frecuente favorece la aparición de caries, por eso debe

    rás reducirlos o incluso eliminarlos de tu dieta diaria.

    Además, pueden dañar gravemente el esmalte dental de tus dientes, ya que se trata de bebidas con mucha acidez. Como consecuencia, la dentina queda expuesta provocando una mayor sensibilidad dental.

     

    1. Morderte las uñas

    Al igual que en el caso en el que se usan los dientes como herramienta, al morderte las uñas, cabe la posibilidad de que se produzcan fisuras o desgastes en el esmalte de tus dientes provocando una mayor sensibilidad al ingerir alimentos.

    Además, en nuestras uñas se alojan cientos de bacterias que, al introducirlas en nuestra boca a través de este mal hábito, pueden pasar a nuestro organismo produciendo otro tipo de problemas de más gravedad.

    Morder uñas

     

    Esperamos que si tienes algunas de estas costumbres te conciencies y empieces a renunciar a ellas ¡por el bien de tu salud bucodental!

Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Clínicas Ortodoncis

Clínicas Vela y Lasagabaster

  • Vitoria 945 566 034
  • Logroño 941 893 766

Te llamamos

Acepto la política de privacidad

NOSOTROS TE LLAMAMOS

Para tu comodidad, déjanos tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo sin compromiso.

Acepto la política de privacidad

X
TE LLAMAMOS - PIDE CITA