El riesgo de lesiones y la práctica deportiva son inseparables.

Hoy en día, son muchas las personas, tanto niños como adultos, que practican algún tipo de deporte y, por tanto, están expuestas a un mayor riesgo de lesiones dentales. De hecho, se calcula que la prevalencia llega a ser de hasta un 45%.

Sin una protección bucal adecuada, un golpe en la cara puede desencadenar diversos traumatismos: desde la fractura o pérdida de un diente, hasta lesiones en la mandíbula o en articulaciones.

Los protectores bucales ayudan a prevenir estas lesiones, ya que están formados de un material flexible que proporciona un efecto amortiguador ante los golpes. Absorben la energía del golpe, reducen su velocidad y distribuyen el impacto sobre una superficie mucho más grande, evitando que toda la fuerza recaiga sobre un solo punto.

Se recomienda el uso de un protector bucal en aquellos deportes de contacto físico, choque o colisión con otros participantes o en aquellos en los que exista posibilidad de golpearse con superficies duras (baloncesto, lucha libre, boxeo, fútbol, patinaje…).

Es también recomendable en los deportes de fuerza, donde se produzca contracción de los maseteros (los músculos que favorecen el cierre de la boca) y en todos aquellos deportistas que sean apretadores o bruxistas. Ya que gracias a los protectores se consigue evitar el desgaste o fractura de las piezas dentales.

Los protectores bucales más adecuados son los realizados a medida por tu dentista. Estos son mejores que los preformados, porque se ajustan a la mordida real y son más cómodos, interfiriendo menos en el habla y en la respiración.

 

Llámanos Vitoria 945 566 034 | Logroño 941 893 766. O si lo prefieres te llamamos: