La cirugía maxilar es esencial en la ortodoncia para corregir deformidades óseas y alteraciones faciales que no se pueden corregir solo con tratamiento ortodóncico convencional. Se utiliza en casos de maloclusión severa y condiciones específicas. El tratamiento combina ortodoncia y cirugía para mejorar la función y estética facial. Puede ser necesario utilizar ortodoncia previa para preparar los dientes antes de la cirugía. El tratamiento combinado puede durar entre 18 y 24 meses. Los resultados incluyen corrección de maloclusión, mejora estética, resolución de problemas funcionales y mayor autoestima. Se pueden considerar alternativas en casos leves. Considera aspectos económicos y asesórate con profesionales especializados.

 

Definición de la cirugía maxilar en ortodoncia

La cirugía maxilar, también conocida como cirugía ortognática, es un procedimiento quirúrgico utilizado en el campo de la ortodoncia para corregir deformidades óseas y alteraciones faciales que no pueden ser tratadas únicamente con ortodoncia convencional. Esta técnica tiene como objetivo corregir la posición y forma de los huesos maxilar y mandibular, en combinación con el tratamiento ortodóncico, con el fin de mejorar tanto la función como la estética facial.

 

Indicaciones de la cirugía maxilar en ortodoncia

La cirugía maxilar es necesaria en casos de deformidades óseas y alteraciones faciales que no pueden ser corregidas únicamente con tratamiento ortodóncico convencional.

Deformidades óseas y alteraciones faciales

La cirugía maxilar se utiliza para corregir deformidades óseas como la retrognatia (retracción de la mandíbula), el prognatismo (adelantamiento del maxilar inferior), la asimetría facial y la mordida abierta (dientes superiores e inferiores que no se tocan al cerrar la boca).

Maloclusión severa y condiciones específicas

La cirugía maxilar también se indica en casos de maloclusión severa, donde los problemas de alineación dental y mandibular son significativos. También puede ser necesaria en condiciones específicas como el síndrome de mandíbula pequeña, el síndrome de apnea del sueño y trastornos del crecimiento facial.

 

Proceso de tratamiento de ortodoncia combinado con cirugía maxilar

El proceso de tratamiento de ortodoncia combinado con cirugía maxilar consta de varias etapas fundamentales que permiten la corrección de deformidades óseas y alteraciones faciales. A continuación, se detallan las diferentes fases de este proceso:

Preparación previa con ortodoncia

Antes de realizar la cirugía ortognática, se suele llevar a cabo un tratamiento previo de ortodoncia. Este paso es fundamental para alinear los dientes y preparar la estructura ósea para la cirugía. Con la ayuda de brackets u otros tipos de aparatología, el ortodoncista irá posicionando los dientes de manera adecuada, para lograr una correcta oclusión.

Realización de la cirugía ortognática

Una vez finalizada la preparación previa con ortodoncia, se procede a la realización de la cirugía ortognática. Este procedimiento quirúrgico se lleva a cabo en un centro hospitalario y es realizado por un cirujano maxilofacial especializado. Durante la cirugía, se corrige la posición y forma de los huesos maxilar y mandibular, de acuerdo a las necesidades específicas de cada paciente.

Uso continuado de ortodoncia postquirúrgica

Tras la cirugía maxilar, se requiere de un período de recuperación, durante el cual se seguirá utilizando la ortodoncia. Esta etapa postquirúrgica es esencial para estabilizar los resultados obtenidos y asegurar una correcta oclusión. El ortodoncista ajustará periódicamente los aparatos, realizando los cambios necesarios para mantener la alineación y la correcta posición de los dientes y huesos maxilares.

 

Duración del tratamiento combinado

El tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía maxilar tiene una duración que puede variar según la complejidad y gravedad de la maloclusión de cada paciente. En general, se estima que este tipo de tratamiento puede durar entre 18 y 24 meses.

Es importante tener en cuenta que este tiempo incluye tanto la fase de preparación previa con ortodoncia como la realización de la cirugía ortognática y el periodo postquirúrgico con el uso continuado de ortodoncia.

En la fase de preparación previa con ortodoncia, se utilizan diferentes técnicas y tratamientos para alinear los dientes y preparar la estructura ósea para la cirugía. Esta etapa puede llevar varios meses, dependiendo de las necesidades de cada paciente.

Una vez preparados los dientes y la estructura ósea, se realiza la cirugía ortognática, que tiene como objetivo corregir la posición y forma de los huesos maxilar y mandibular. Esta intervención se realiza en el hospital bajo anestesia general y puede requerir una estancia hospitalaria de uno o varios días.

Después de la cirugía, se inicia el periodo postquirúrgico, en el cual se continúa utilizando la ortodoncia para estabilizar los resultados obtenidos. Es importante destacar que durante este periodo se realizarán ajustes y seguimiento por parte del ortodoncista para asegurar la correcta evolución del tratamiento.

 

Resultados y beneficios de la cirugía maxilar en ortodoncia

Corrección de la maloclusión y alineación dental

La cirugía maxilar combinada con ortodoncia permite corregir deformidades óseas y lograr una adecuada alineación dental. Al realinear los huesos maxilar y mandibular, se consigue una mordida correcta y una distribución uniforme de las fuerzas de masticación, evitando desgastes y tensiones indebidas en los dientes.

Mejora estética facial y dental

La cirugía ortognática, al corregir la posición y forma de los huesos maxilar y mandibular, contribuye a mejorar significativamente la estética facial y dental. Se logra una armonía en el perfil facial y una sonrisa más atractiva, lo que aumenta la confianza en uno mismo y mejora la imagen personal.

Resolución de problemas funcionales y de habla

La cirugía maxilar no solo mejora la apariencia, sino que también soluciona problemas funcionales y de habla asociados a las maloclusiones y deformidades óseas. Al corregir la posición de los maxilares, se facilita la correcta articulación de los sonidos y se resuelven dificultades oclusales que pueden afectar la capacidad de masticar y hablar correctamente.

Impacto positivo en la autoestima y confianza

Los resultados obtenidos mediante la cirugía maxilar en ortodoncia tienen un impacto significativo en la autoestima y confianza de los pacientes. Al corregir las irregularidades faciales y lograr una sonrisa armoniosa, se promueve una mayor seguridad en uno mismo, lo que se refleja en las relaciones personales y profesionales.

 

Alternativas a la cirugía ortognática en casos leves de maloclusión

En algunos casos de maloclusión leve, existen alternativas a la cirugía ortognática que pueden ser consideradas. Estas alternativas se centran principalmente en el uso de tratamientos ortodóncicos sin necesidad de intervención quirúrgica.

Una de las alternativas más comunes es el uso de brackets o alineadores transparentes, para corregir la posición de los dientes y lograr una mordida adecuada. Estos tratamientos utilizan fuerzas graduales y constantes para mover los dientes gradualmente a su posición correcta. Los brackets pueden ser metálicos o estéticos, según las preferencias y necesidades del paciente.

Los alineadores transparentes, son una opción cada vez más popular, ya que son prácticamente invisibles y permiten una mayor comodidad y estética durante el tratamiento. Estos alineadores son removibles, lo que facilita la higiene oral y la alimentación diaria.

Es importante tener en cuenta que estas alternativas pueden no ser efectivas en casos más severos de maloclusión, donde la cirugía ortognática es necesaria para corregir las irregularidades esqueléticas de los maxilares. En estos casos, la valoración de un profesional especializado en ortodoncia y cirugía maxilofacial es fundamental para determinar el tratamiento más adecuado.

Además de los brackets y los alineadores transparentes, existen otras alternativas en el campo de la ortodoncia, como los expansores palatinos, los retenedores fijos y los elásticos intermaxilares. Estos dispositivos pueden ser utilizados en combinación con tratamientos ortodóncicos para corregir problemas específicos, como la expansión del paladar estrecho o la corrección de mordidas cruzadas.

 

Consideraciones económicas y profesionales

A la hora de considerar la cirugía maxilar en ortodoncia, es importante tener en cuenta tanto los aspectos económicos como los profesionales. En lo referente a los costes del tratamiento, es necesario tener presente que los tratamientos ortodóncicos combinados con cirugía pueden resultar más costosos debido a las intervenciones quirúrgicas y otros procesos asociados.

Es recomendable realizar una investigación exhaustiva y comparar presupuestos de diferentes clínicas especializadas en ortodoncia y cirugía maxilofacial para encontrar una opción que ofrezca precios competitivos sin descuidar la calidad y atención profesional. Es importante solicitar un desglose detallado de los costes para comprender qué servicios incluye el presupuesto y si existen gastos adicionales que puedan surgir durante el tratamiento.

Además de los aspectos económicos, es crucial buscar profesionales especializados en ortodoncia y cirugía maxilofacial. Antes de comenzar cualquier tratamiento dental, es recomendable consultar con estos especialistas para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado a las necesidades específicas de cada paciente.

La experiencia y formación de los profesionales son factores clave a tener en cuenta, ya que la cirugía maxilar en ortodoncia implica un procedimiento quirúrgico que requiere habilidades técnicas y conocimientos especializados. Es recomendable investigar acerca de la trayectoria y reputación de los especialistas, así como obtener referencias de otros pacientes que hayan tenido experiencias positivas con ellos.

Asimismo, es importante evaluar la tecnología y técnicas utilizadas por la clínica dental. Los avances en la ortodoncia y cirugía maxilofacial han permitido el desarrollo de técnicas más avanzadas y tratamientos menos invasivos. Por lo tanto, es recomendable buscar clínicas que utilicen tecnología de vanguardia y estén actualizadas en las últimas técnicas y procedimientos.

Llámanos Vitoria 945 139 290 | Logroño 941 203 034. O si lo prefieres te llamamos: